SALVAR EL MAR. Atticus, poeta

maria bilbao

A quince minutos en coche de la ciudad en la que vivo puedo ver la costa y el mar Cantábrico. Un mar bravo y hermoso con grandes olas y corrientes al que hay que tener mucho respeto a la hora de bañarse o adentrarse nadando en sus aguas. Me acerco paseando hasta el acantilado desde donde contemplo la entrada insistente de las olas a la playa. El panorama es sencillamente grandioso, se unen los azules del cielo y el mar, la mirada se pierde en el horizonte. Disfruto del sonido de las olas rompiendo en las rocas, del olor a salitre que sube por el acantilado, es una sensación especial como de estar asistiendo a la creación del mundo. El mar y su latido de olas.

Después de hacer algunas fotografías desciendo a la playa. Camino descalza por la orilla y me entretengo viendo cómo se desvanecen las olas al…

Voir l’article original 674 mots de plus

Publicités

2 commentaires

Laisser un commentaire

Choisissez une méthode de connexion pour poster votre commentaire:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s